29 de Junio de 2015

No dejes que lo perfecto sea enemigo de lo bueno - Coaching Personal

908 Lecturas

Muchos de nosotros nos definimos como “autoexigentes” resaltándolo como una virtud sin darnos cuenta que este camino esta lleno de sufrimientos y de auto reproches. Mucho dista el hacer las cosas lo mejor posible del hacerlas perfectas. El autoexigente nunca se siente complacido con lo que hace y mucho menos disfruta el camino de estarlo logrando.

Muchos de nosotros nos definimos como “autoexigentes” resaltándolo como una virtud sin darnos cuenta que este camino esta lleno de sufrimientos y de auto reproches. Mucho dista el hacer las cosas lo mejor posible del hacerlas perfectas. El autoexigente nunca se siente complacido con lo que hace y mucho menos disfruta el camino de estarlo logrando. Suele presentarse como sacrificado y agotado por el puntillismo y detalle con el que realiza su tarea. Ser autoexigente no solo nos daña a nosotros mismos ,sino que impone obstáculos en la relación con otros. Un autoexigente nunca esta satisfecho con las tareas  propias ni con la de los otros. Se repite la frase “podría estar mejor” desvalorizando  tanto a  la otra persona como así mismo. La frustración domina sus diálogos internos y se lastima su autoestima.

Pasar de la exigencia a la excelencia supone un reto importante para el bienestar personal. Desde nuestras emociones y pensamientos podemos trabajar en comprender la diferencia entre el “hacer y el ser”. Cuando esta distinción no esta clara creemos la persona autoexigente cree  en  la formula ” soy lo que hago” y en consecuencia, todo lo que hace es con el fin de consolidar una imagen valorada esperando el reconocimiento del otro. Cada error se vuelve un atentado contra su identidad y es interpretado como un fracaso. Recordarnos a nosotros mismos nuestro verdadero ser, respetar nuestras prioridades o nuestra emociones nos inicia en el camino de la excelencia. 

 Desde la acción te recomiendo diseñar un plan respetando siempre tu ser y diseñarlo a la medida de tus tiempos y necesidades. Para ello resulta importante en tener cuenta los siguientes aspectos

·      Buscar la mejora

·      Descubrir en los errores una oportunidad

·      Estar abierto al aprendizaje

·      Sustituir el control por el compromiso y la reactividad por la proactividad

·      Innovar sin miedo

·      Alegrarse y disfrutar sin reproches

·      Apertura al feedback

·      Favorecer climas de trabajo positivos 

No transformes lo perfecto en enemigo de lo bueno. Tene una mirada compasiva de tu mismo sabiendo que estas dando lo mejor de vos en cada ocasión. Al fin de cuenta valorarse, respetar las emociones y reconocerse como un ser valioso es otra forma de querernos más.

Tambien puede interesarte Me ocupo pero no me Preocupo http://silvinacecchi.com/post.php?id=40

Solicita tu sesion de coaching de prueba online gratis en el icono de la camara

DEJA TU COMENTARIO

COMPARTIR ESTE POST