29 de Junio de 2015

¿Que par de anteojos elegis? - Coaching Personal

729 Lecturas

Existen tantas realidades como personas. Existen tantas perspectivas como individuos. Sin embargo, ante un conflicto, nos cuesta aceptar que esas verdades resultan, ante los ojos de cada uno, tan ciertas y defendibles como las nuestras. Percibimos la realidad a través de anteojos de diferentes colores de cristal. Estos lentes y sus diferentes cristales nos muestran una misma realidad teñida de distinto color. Una misma flor observada a través de distintos colores de lentes generan respuestas distintas y que para cada portador de sus anteojos es absolutamente cierta.

 

 

 

Existen tantas realidades como personas. Existen tantas perspectivas como individuos. Sin embargo, ante un conflicto, nos cuesta aceptar que esas verdades resultan, ante los ojos de cada uno, tan ciertas y defendibles como las nuestras. Percibimos la realidad a través de anteojos de diferentes colores de cristal. Estos lentes y sus diferentes cristales nos muestran una misma realidad teñida de distinto color. Una misma flor observada a través de distintos colores de lentes generan respuestas distintas y que para cada portador de sus anteojos es absolutamente cierta.

El color de los cristales de nuestros anteojos no responde tan solo a un capricho por imponerse ante el otro, sino que es resultado de nuestra historia personal y el conjunto de  nuestras experiencias. Sin embargo en todo conflicto podemos observar personas con mayor o menor grado de flexibilidad para llegar a un acuerdo. En estos casos llevara la ventaja de liderar el acuerdo aquel que comprenda y pueda identificar rápidamente el tipo de lentes que utilizan los otros.

  • Anteojos del Realista:. Esta persona ve la vida llena de oportunidades para el tanto como los otros.  Tiene una mirada compasiva hacia el y los demás. Le interesa el bienestar general. Cree en que su beneficio reside también en el beneficio de los otros. Sera mediador de conflictos y aprovecha las crisis para crear oportunidades. Es aquel que ante un conflicto elegirá un acuerdo ganar – ganar. Se identifica con la frase “yo estoy bien, tu estas bien”
  •  Anteojos del inflexible: Su personalidad se caracteriza por creer que todo  lo que sucede es un ataque hacia el. Todo la culpa reside en los otros. El nunca es responsable de sus decisiones.  Suele desvalorizar al resto con sus comentarios rígidos y autoritarios.  En un conflicto es sumamente difícil llegar a un acuerdo con él. En su rol familiar lo encontraremos siempre dando ordenes y criticando acciones.  Responde a la formula “ Yo estoy bien, vos estas mal”
  • Anteojos del Desvalorizado: gran parte de su vida sostiene la creencia que la mayoría de los problemas se originan en él y que depende de otro para salir de su desgracia. Suele pedir ayuda permanentemente y ser altamente dependiente. Se repite la frase no puedo y se dice a si mismo que el vale menos que el resto. Se considera inútil. En un conflicto asumirá un rol sumiso guardándose dentro su opinión o punto de vista. Es una persona altamente influenciable que responde a la formula “Yo estoy mal, vos estas bien”
  •  Anteojos del Pesimista: Este personaje  siente que él y el mundo están en su contra. Nada vale la pena. Abandona todo esperanza posible y no cree en nada ni en nadie, mucho menos en él. El mundo esta lleno de desesperanza. Nunca encuentra una solución a sus problema. Vive preocupado caracterizado por una postura corporal de cabeza gacha y espalda encorvada. El mundo y sus problemas le pesan No encuentra una salida. El pesimista es aquella persona que siente” yo estoy mal y el mundo esta mal”
  • Anteojos del exaltado: Estas personas se caracterizan por vivir al limite Desconocen riesgos y sus consecuencias. Suelen ser el centro de la fiesta caracterizados falsa alegría. Confía en él y en los otros de una forma exacerbada. Lleva a delante conductas impropias, poco realistas y hasta, a veces irresponsables.

No solo ante un conflicto esta noción resulta útil. Nosotros, individualmente, utilizamos estos anteojos para percibirnos y valorarnos a nosotros mismos. Una vez identificado y detectado cuales son, si resultan un obstáculo en la construcción de nuestra autoestima, podemos trabajar emocionalmente para modificarlo.  Mirarnos compasivamente y respetarnos es también una forma de querernos más.

Tambien puede interesarte Me ocupo pero no me Preocupo http://silvinacecchi.com/post.php?id=40

Solicita tu sesion de coaching de prueba online gratis en el icono de la camara

DEJA TU COMENTARIO

COMPARTIR ESTE POST