29 de Junio de 2015

Tengo miedo - Coaching Personal

968 Lecturas

El miedo es simplemente una emoción y como toda emoción no es positiva ni negativa. Según el tiempo en que nos quedamos estancados en ellas podemos hablar de sensaciones placenteras o displacenteras que nos abren o nos cierran posibilidades de acción. El ser humano esta programado para sentir miedo ante una amenaza y protegerse. El tema surge cuando este miedo se sostiene a lo largo del tiempo y no nos permite avanzar hacia nuestra meta u objetivo. Muchos de nosotros nos quedamos paralizados ante una toma de decisión generándonos frustración y falta de confianza en nosotros mismos para resolver un problema.

 

El miedo es simplemente una emoción y como toda emoción no es positiva ni negativa. Según el tiempo en que nos quedamos estancados en ellas podemos hablar de sensaciones placenteras o displacenteras que nos abren o nos cierran posibilidades de acción. El ser humano esta programado para sentir miedo ante una amenaza y protegerse. El tema surge cuando este miedo se sostiene a lo largo del tiempo y no nos permite avanzar hacia nuestra meta u objetivo. Muchos de nosotros nos quedamos paralizados ante una toma de decisión generándonos frustración y falta de confianza en nosotros mismos para resolver un problema.

Para destrabar estas situaciones resulta conveniente una camino de introspección. Responder a distintos interrogantes y analizar conscientemente nuestra situación puede traer claridad a nuestras vidas. ¿De que se trata este miedo? ¿Es más grande la amenaza que los recursos que tengo para enfrentarlo? ¿Cuales son mis recursos? ¿Puedo pedir ayuda? Cuales son las consecuencias de enfrentar este miedo? ¿Existen beneficios ocultos en no actuar en consecuencia de lo que deseo? ¿Si dejo prevalecer esta emoción sobre otras de que me estoy perdiendo? ¿Si actuó en consecuencia de mis deseos me influye lo que los demás piensan de mi?

Como primer paso para la acción te recomiendo que dejes la imaginería de lado. Esta nunca es buena consejera. Calla esos diálogos internos que te dicen “ no puedo”, “esto es mucho para mi,” seguro me equivoco”. En segundo lugar, hace una lista de las consecuencias reales que tenes afrontar y ante cada una mide objetivamente cuales son tus recursos para hacerles frente. Respetando tus tiempos podrás desarrollar un plan de acción a la medida de tus necesidades. No te detengas. Persigue tus metas. Confiar en uno mismo es también una forma de quererse más.

 

Tambien puede interesarte Me ocupo pero no me Preocupo http://silvinacecchi.com/post.php?id=40

Solicita tu sesion de coaching de prueba online gratis en el icono de la camara

 

DEJA TU COMENTARIO

COMPARTIR ESTE POST