29 de Junio de 2015

Promesas Incumplidas - Coaching Personal

1193 Lecturas

Sentir que esa promesa que nos hicieron no fue cumplida generalmente genera frustración, enojo, decepción, entre otras emociones displacenteras. Es una herida que se abre dejando un grieta en la confianza hacia el otro y hacia nosotros mismos. El incumplimiento corroe nuestra autoestima y nos sentimos objetos de un daño.

 

Sentir que esa promesa que nos hicieron no fue cumplida generalmente genera frustración, enojo, decepción, entre otras emociones displacenteras. Es una herida que se abre dejando un grieta en la confianza hacia el otro y hacia nosotros mismos. El incumplimiento corroe nuestra autoestima y nos sentimos objetos de un daño. Buscamos un inmediato resarcimiento ante el dolor que nos han causado. En estos casos, siempre la culpa es del otro por no haber cumplido con nuestras expectativas. Como consecuencia, suele surgir la queja y el reclamo. Lejos quedamos de un estado anímico que nos permita perdonar y perdonarnos por haber depositado nuestras esperanzas en manos de otro. Somos victima de las consecuencias.

Existen distintas formas para salir de esta situación que nos hace presos de estados anímicos nada agradables. Tenemos el poder de trabajar desde nuestras emociones para comprender que es lo que sucedió y así, soltar y dar lugar a emociones que nos abran posibilidades. En una segunda instancia, podemos diseñar una nueva forma de realizar pedidos que resultan mucho mas beneficiosos que sumirnos en la queja y el resentimiento. 

El nivel de expectativas que solemos poner ante una promesa suele jugar un rol fundamental a la hora de determinar el nivel de daño que se ha causado ante el incumplimiento. A mayor expectativas mayor mi grado de frustración. Es por ello que resulta importante descifrar los siguientes interrogantes en forma individual.

• La promesa que escuche era realmente lo que se prometió?

• Escuche lo que quería escuchar o lo que realmente se dijo?

• Cuales eran mis expectativas?

• Soy preso de la situación sin posibilidad de realizar un cambio?

Sea cuales fueran las respuestas es imprescindible tomar consciencia que la queja y el reclamo no conducen a soluciones positivas. Todo lo contrario. El otro sentirá un ataque , se defenderá en consecuencia se producirá un corte en la comunicación nada beneficioso en la solución del conflicto. Mi enojo y resentimiento tan solo me hará preso de las circunstancias. Formular pedidos claros y concretos es una forma adecuada de corregir estos errores. La próxima vez que realices un pedido dedica tiempo a chequear la claridad de tu mensaje por el receptor. Comprende que solo fue un error con una enseñanza posterior No te quedes preso de la ira. Se protagonista no victima. Vos tenes el poder de quererte mas en tus manos.

Tambien puede interesarte Me ocupo pero no me Preocupo http://silvinacecchi.com/post.php?id=40

Solicita tu sesion de coaching de prueba online gratis en http://www.silvinacecchi.com

DEJA TU COMENTARIO

COMPARTIR ESTE POST