12 de Agosto de 2016

Creencias limitantes a la hora de bajar de peso

444 Lecturas

Las creencias son aquello que crees que es verdad, y en base a lo que te das permiso para hacer, o no, determinadas cosas. Éstas creencias vienen con nosotros desde nuestra infancia producto de nuestra argumento de familia: lo que hacen y dicen nuestros padres

 

 

Y es tomado por nosotros como cierto sin siquiera discutirlo o cuestionarlo. También sucede lo mismo con aquellis que hemos tomado como referentes Muchas otras, también,son adquiridas a lo largo del tiempo de acuerdo a nuestra experiencia. Lo interesante es que cuando estas creencias empiezan a no ser funcionales con nuestra vida podemos modificarlas una vez que las tenemos registradas o identificadas. Cuando te resulta difícil conseguir un cambio es porque tenés incorporadas una serie de creencias contraproducentes acerca de lo que queres lograr. Éstas creencias se manifiestan con unas asociaciones en tu mente que te orientan a tomar decisiones y, en definitiva actuar de la manera como lo estás haciendo hasta ahora. Si tenés asociaciones positivas, por ejemplo, ligadas a la comida basura es poco probable que dejes de comerla. Necesitas cambiar esas asociaciones positivas por otras negativas para lo que ahora es una tentación, te resulte indiferente. Primero tenés que recapacitar acerca de todo lo negativo que te aporta comer en exceso y de manera insana. Para realizar este ejercicio toma un lápiz y un papel y ponete escribirlas. Cuando lo hagas, se lo más directo y sincero posible. Cuanto más carga emocional le pongas a tu frases más efecto tendrá la reestructuración. Es normal que al eliminar de tu vida algo que te aportaba placer o te saca de tu zona de confort como por ejemplo comer, sientas una sensación de pérdida, de vacío. Te han quitado algo que te gustaba mucho y eso es lo que te hace sentirte triste. Para que esto no te suceda, debes llenar ese vacío con nuevas asociaciones positivas, pero esta vez con el hecho de comer saludablemente. Para que estas ideas se queden, tenés que repetirlas cada día, de una manera periódica y constante a lo largo de un tiempo. Por ejemplo, podés hacerlo cada mañana para empezar el día con una actitud positiva. A practicarlo!

Tambien te puede interesar: PRAMPE: un ejercicio de reflexiøn a la hora de bajar de peso http://www.silvinacecchi.com/post.php?id=82

DEJA TU COMENTARIO

COMPARTIR ESTE POST