12 de Agosto de 2016

Alimentación Consciente

296 Lecturas

La toma de conciencia es uno de los principales elementos que te va ayudar en el camino de la alimentación saludable. Te invito con este ejercicio a reflexionar acerca de: para que como, cuánto como, como como, que como, dónde cómo y cuándo cómo.



La idea es que cada vez que vas a comer tengas plena conciencia de eso, saboreando cada bocado, tomando conciencia de tus señales de hambre y saciedad y prestando atención al acto de comer, a la velocidad con lo que lo haces, y no a cualquier tarea como ver la tele, contestar mails o hablar por teléfono.
Si lo haces así, es más probable que seas consciente acerca de la diferencia entre tener hambre y tener ganas de comer. Durante esta semana te invito a observarte para diferenciar cuando comes con hambre real y cuando por aburrimiento, cansancio o tristeza, etc. Para eso puedes implementar la siguiente tabla que se llama La Escala del Hambre, una tabla en la que se muestra en gradación los diferentes niveles en los que te podés encontrar en relación con tu nivel de hambre o saciedad.
Fíjate en la tabla y seguí los pasos siguientes:
1. Antes de comer: Observa en qué nivel de la escala del hambre te encontrás y anota la puntuación.
2. Después de comer: Observa en qué nivel de la escala del hambre te encontrás y anota la puntuación.
Las personas que se llevan a cabo esta práctica, se sorprenden de cómo mejora su conducta alimentaria, simplemente por el hecho de conectar con su cuerpo.

DEJA TU COMENTARIO

COMPARTIR ESTE POST